• Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Fernanda de la Torre V

No. No vamos bien.


“Aceptar la realidad, es el primer paso para cambiarla”


Voy a ser breve: Respecto al manejo de la pandemia, no vamos bien.


Si algo hemos aprendido en esta pandemia, es a centrarnos en lo importante. Tener salud y de ahí vemos todo lo demás. Sí, divertirnos -por ejemplo-siempre nos ha gustado mucho. Somos fiesteros. Sin embargo, no hay fiesta a la que valga la pena ir, si eso implica un riesgo a nuestra salud y la de otros. Así que que buscamos otras maneras de ver a los que queremos y de entretenernos. El cubrebocas salva vidas así que lo utilizamos todo el tiempo (salvo los Covidiotas, que cada vez son menos). Aprendemos a adaptarnos ante la adversidad. El vivir una situación difícil como es una pandemia, nos obliga a cambiar y aprender.

Sin duda alguna, los países que mejor lograron frenar la propagación del virus (e incluso eliminarlo de su territorio) no fueron necesariamente los que tenían más recursos, sino los que no dudaron en implementar medidas agresivas para contener el virus (pruebas, rastreo de contactos, aislamiento) o eventualmente controlar su propagación (restringiendo la movilidad o cerrando negocios) lo antes posible. Los países asiáticos, basándose en su experiencia previa con el SARS u otras enfermedades infecciosas, reaccionaron rápidamente. El gobierno de Nueva Zelanda demostró brillantemente que la adopción de medidas tempranas y agresivas es mucho más exitosa cuando los líderes muestran empatía e inspiran confianza.

Desafortunadamente, en México no se ha hecho nada de lo que ha funcionado en otros países. No es casualidad que, desde el mes de noviembre, seamos el peor país para estar en e la pandemia. Podría parecer una calificación subjetiva; pero más de 150 mil fallecimientos (cifras oficiales, se calculan muchísimos más) le dan la razón. No hay lugar en los hospitales y consecuentemente, tampoco lo hay en crematorios o panteones. Los tanques de oxígeno son tan preciados, que se han vuelto un botín para crimen organizado. Los líderes en México no han demostrado empatía, tampoco inspiran confianza. Para muestra, unos botones: el que nos dice: “quédate en casa” se va de vacaciones; un gobernador afirma que “los pobres” no contraen covid; y una diputada en redes sociales manifiesta que no es necesario vacunar al personal médico de hospitales privados. La estrategia de vacunación para el covid es demasiado lenta e ineficiente.


A todos nos da gusto saber que el presidente López Obrador se recupera favorablemente de covid-19. De corazón, espero que sea la señal que necesita para dar un radical golpe de timón en el manejo de la pandemia. Resulta indispensable que entienda que la salud es lo más importante para todos y que hay mucho dolor y desesperación. No vamos bien en el manejo de la pandemia. Es una realidad que todos vivimos y nuestro presidente debe aceptar.

Buen domingo a todos y gracias por leerme.

Espero tu opinión dejando un comentario en el blog, en mi cuenta de Twitter @FernandaT o enviando un correo a: info@neteandoconfernanda.com


97 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo