• Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Fernanda de la Torre V

Lo que se ve no se pregunta





Dicen que lo que se ve no se no se pregunta, mijo” respondió sin titubear el divo de Juárez, Juan Gabriel, a la pregunta del periodista Fernando del Rincón sobre su orientación sexual. En México, utilizamos esa frase (o "lo que se ve no se juzga”) cuando se quiere decir que las cosas hablan por sí mismas, que no hace falta mucho análisis cuando la verdad es evidente.


La razón principal para realizar una pregunta es porque requerimos profundizar nuestro entendimiento o comprender algo. Preguntamos, entonces, porque queremos conocer o comprender, pero cuando la verdad es evidente, no hace falta preguntar, dado que nuestro conocimiento sobre un tema, está completo.


De acuerdo con el Diccionario de Oxford, la ley es regla o norma establecida por una autoridad superior para regular, de acuerdo con la justicia, algún aspecto de las relaciones sociales. En el caso de México, la ley debe ser votada por las cámaras y sancionada por el jefe del ejecutivo. Las leyes no necesitan de nuestra opinión para su cumplimiento. Por ejemplo, puedo opinar que las leyes tributarias son injustas o desproporcionadas, sin embargo, esa opinión no me exime de la obligación de pagar impuestos y tampoco libera a las autoridades de su obligación de recaudarlos. Para vivir en sociedad todos necesitamos cumplir con ciertas reglas, es decir, actuar de acuerdo con las leyes que nos rigen. En todos los países existen organismos encargados de hacer cumplir la ley, identificando y castigando a quienes la hayan infringido. Dada la necesidad del cumplimiento de ciertas normas para vivir en sociedad, no es necesario someter a la ley a la opinión pública.


Por lo anterior, no considero necesario que el primero de agosto me pregunten si estoy de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas.


Si bien considero que una consulta popular puede ser una valiosa herramienta para la democracia; en éste caso en particular considero que no es necesaria. Citando nuevamente al divo de Juárez: “¿Pero qué necesidad?. Si los actores políticos en años pasados tomaron decisiones que deban esclarecerse; entonces, las autoridades pertinentes deben emprender un proceso en apego al marco constitucional y legal, a fin de que puedan garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas.


Dicho lo anterior, aclaro que lo que comparto, es únicamente mi opinión personal y no pretendo convencer a nadie. Respeto profundamente todas las opiniones sobre la importancia la participación ciudadana en la consulta popular del próximo 1º de agosto. Simplemente creo que la necesidad del cumplimiento de la ley es una verdad evidente y, al igual que Juan Gabriel, considero que no hay necesidad de preguntar lo evidente.


Buen domingo a todos y gracias por leerme.


Espero tu opinión dejando un comentario en el blog, en mi cuenta de Twitter @FernandaT o enviando un correo a: info@neteandoconfernanda.com


110 visualizaciones0 comentarios