top of page
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Foto del escritorFernanda de la Torre V

Pidiendo lo imposible



Hay cosas que están en nuestro alcance y otras que no. Una de las más importantes lecciones es entender nuestras limitaciones y aprender a decir no. Si te invitan a un negocio y no tienes el capital, pues tienes que (por esta vez) dejar ir la oportunidad. Parte fundamental de este aprendizaje es comprender que los otros también tienen limitaciones y respetarlas.


El otro día comentaba con un amigo lo absurdo de pedir lo imposible a la gente que es importante para ti. Si sabes que tienes un amigo gruñón que odia salir de su casa, no le pidas que te acompañe a la boda de tu prima. Si sabes que tu hermana odia madrugar, mejor invitarla a comer que a desayunar. Si es absurdo pedir lo imposible a amigos o colegas, cuando se trata de tu pareja, es doblemente absurdo. Después de todo, si alguien la conoce, eres tú. Tú sabes cuales son sus fortalezas y debilidades. Tú sabes qué es lo que puede hacer y lo que está más allá de sus capacidades. Y ojo, aquí no estamos hablando de cambios posibles. La gente puede cambiar cuando así lo decide. Todos conocemos a personas que han dejado sus adicciones, otrora flojonazos que ahora corren maratones o personas que cambian sus hábitos alimenticios para tener una vida más saludable. Lo que comentábamos mi amigo y yo, es que hay personas que le exigen a sus parejas cosas imposibles, cuando saben perfectamente que es imposible de alcanzar. Parecería que el objetivo de estas peticiones, es justo ese: que no se las puedan dar para echarles en cara el fracaso.


Lejos de buscar que su pareja saque lo mejor de sí mismos para que alcancen una meta que es importante para ellos; ponen la barra tan alta sabiendo que su pareja no la alcanzará y que se sentirán mal por ello. Mateo (mi amigo) me puso de ejemplo a su hermana, que permanente le reclama a su marido que no ve a sus hijos entre semana. Evidentemente no lo hace. Trabaja de sol a sol en una empresa a la que le toma casi dos horas llegar. Tiene que salir muy temprano y no puede llevar a sus hijos a la escuela, ni llegar a comer y para cuando llega, los pequeños o están dormidos o listos para irse a la cama. La mujer le pide al marido un imposible entre semana, pero el hacerlo sentir mal por ello, a ella le hace sentir bien. Recordé a una amiga que también exigía a su marido imposibles. Nada era suficiente. Alguna vez al regresar de unas vacaciones en la playa en México y le preguntamos cómo le fue, respondió: “Bien, pero no era la Costa Azul”. Su marido (al igual que muchos de nosotros) no puede pagar unas vacaciones tan lujosas, y ella lo sabe perfectamente. ¿Por qué ningunearlo frente a todos los presentes? Y dicho sea de paso, a ella tampoco le alcanza para ir vacacionar a la Costa Azul, ni lo ha hecho en su vida ¿entonces?

Estas haciendo sentir mal a un ser humano, y no a cualquiera, a tu pareja. Son dinámicas destructivas y también, auto destructivas; ya te sientes bien, al hacer menos a otra persona, lo cual no es positivo ni habla bien de ti mismo. ¿Por qué hacerlo? La respuesta es muy dura, porque en el fondo lo que buscan es la decepción. Necesitan hacer sentir mal al otro para poder ser eternas víctimas y sentirse bien. Si estas en esa situación, cuidado. A veces intentamos conscientemente hacer que alguien se sienta inferior, generalmente como un intento subconsciente de hacernos sentir superiores y eso es una clara señal de que nuestra autoestima está por los suelos. Es importante recordar que el hablar mal de otras personas (pero en especial de nuestra pareja), de quien habla mal es de nosotros mismos.


Buen domingo a todos y gracias por leerme.


PD. Hoy hay elecciones en el Estado de México y Coahuila, es importante salir a votar. Las encuestas no tienen importancia son solo eso, encuestas, lo verdaderamente importante es que salgas y ejerzas tu derecho a elegir a tus representantes. No hay pretexto. Sal a votar. Puedes ubicar tu casilla aquí.


Espero tu opinión dejando un comentario en el blog, en mi cuenta de Twitter @FernandaT o enviando un correo a: info@neteandoconfernanda.com

32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page