• Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Fernanda de la Torre V

Perros “callejeros” por humanos irresponsables

"Está claro que el perro es el mejor amigo del hombre, lo que no está tan claro, es que los humanos merezcan esa amistad y mucho menos, que sean los mejores amigos de los perros".



Una mascota requiere de amor y tiempo.

Si la amistad se define como el afecto desinteresado entre seres humanos, quienes son dueños de un perro, saben lo que ese afecto significa. Sin embargo, a pesar de la innata nobleza de los perros; de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, México es el país con el mayor índice de perros callejeros en América Latina, un dato del que no podemos más que avergonzarnos. Perros abandonados por sus dueños o nacidos en la calle, a los que no les espera otra cosa más que maltrato y sufrimiento.

Se calcula que el setenta por ciento de los dieciocho millones de perros que habitan el país, viven en la calle ¿A qué se debe? Como muchos males, esta situación es producto de la irresponsabilidad e ignorancia humana. Hay quienes piensan que una mascota es el regalo ideal de Navidad o San Valentin, sin tomar en cuenta que una mascota requiere de tiempo y dinero. En un principio parece que el regalo fue bien recibido hasta que con los meses, empiezan a resentirlos y les parece más fácil abandonar al animal en las calles, que ser responsables de ellos. Se calcula que cerca de medio millón de perros y gatos terminan en la calle cada año, siendo los meses de marzo a julio, en los que el número de perros abandonados aumenta significativamente. Como bien pueden imaginarse, muchos de ellos no han recibido vacunas ni han sido desparasitados, lo que ocasiona, además, un riesgo sanitario.

Antes de pensar en regalar una mascota deberíamos de entender que no todos los seres humanos nacieron para ser sus dueños. Una persona responsable que ama a los animales, sabe que requieren de paciencia, tiempo y dinero. Si no tiene las tres, se abstiene de tener una mascota. Punto. Ese es el verdadero amor a los animales. Pocas cosas más triste ver (o escuchar) a un perro que pasa todo el día solo en una terraza porque su dueño no tiene el tiempo para cuidarlo y educarlo. Un niño pequeño no puede ser responsable de una mascota, debes pensar (si decides regalarles un perro) que esa responsabilidad recaerá sobre tus hombros (o los de sus padres). Si no quieres que un cachorro se comporte como un cachorro, quizá harías mejor en comprar un perro de peluche.

Adoptar un perro es algo que requiere de un análisis sincero sobre ti mismo, lo que quieres y puedes dar. Si estas consiente de la responsabilidad que eso significa y quieres asumirla: Adelante. Sin duda es una magnifica decisión. Un perro transforma tu vida para bien. No sólo son la mejor compañía y una fuente de sorpresas agradables; sino que te enseñan a tomar la vida con filosofía. A revalorizar tus prioridades y entender el amor incondicional. Hay muchos albergues en donde puedes adoptar a una mascota y así, subsanar el abuso y salvar una vida.

Resulta indispensable fomentar la cultura de respeto a los animales a fin de que no sean considerados como “bonitos regalos”, sino como seres que requieren (y merecen) tu atención y cuidado. Mientras no entendamos eso, seguiremos con la vergüenza de ser el país latinoamericano con mas perros abandonados.


Me gustaría oír tu opinión, escribe a info@neteandoconfernanda.com o en Twitter: @FernandaT



43 vistas

2018 NETEANDO CON FERNANDA. Creado con Wix.com

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now