• Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Fernanda de la Torre V

Lo urgente vs. Lo importante

Actualizado: 1 de sep de 2018

Al vivir en un estado continuo de emergencia perdemos el rumbo y dejamos de distinguir lo que es importante de lo que es simplemente urgente. Una tarea urgente es la que requiere nuestra atención inmediata.

Teotihuacán, México

A veces me parece que pasamos de apagar un incendio a otro. Solucionamos un tema laboral o personal y llega otro urgente. El problema es que, al ir de una urgencia a otra, perdemos de vista lo que es importante; y dejamos de tomarnos el tiempo de hacer algo significativo para nosotros o para los demás. Apagar tantos “incendios” nos deja extenuados, pero insatisfechos. Posponemos una platica importante con algún ser querido, dejamos para el mes que entra la visita al médico, el ejercicio o el curso que debemos tomar. Las cosas importantes, que deberían tener prioridad, pasan a un segundo o tercer plano y ahí se quedan indefinida o eternamente.


Al vivir en un estado continuo de emergencia perdemos el rumbo y dejamos de distinguir lo que es importante de lo que es simplemente urgente. Una tarea urgente es la que requiere nuestra atención inmediata. Son las cosas que tenemos que hacer: ¡A la voz de ya! Cuando estamos resolviendo algo urgente, tenemos el pulso acelerado, actitud ligeramente negativa, poca paciencia y las emociones mandan. Por su parte, las tareas importantes tienen que ver con nuestras metas y valores; o con aquello que consideramos “nuestra misión de vida”. De vez en cuando, llegan a ser urgentes, pero rara vez lo son. Cuando estamos enfocados en lo importante, estamos calmados, optimistas, abiertos a nuevas oportunidades y la razón es la domina.


Para cualquier persona, empresa o gobierno, tener claras las prioridades es fundamental. El presidente norteamericano Dwight D. Eisenhower, basó su famoso “Método” en una premisa: “Tengo dos tipos de problemas, el urgente y el importante. Lo urgente no es importante y lo importante, no es urgente”. La famosa técnica del general Eisenhower, (que nunca está de más recordar), se basa en ordenar tus actividades diarias en cuatro categorías:


Tareas que son urgentes e importantes (emergencias domesticas o de salud, cumplir con plazos de impuestos, rentas o hipotecas, etc.)
Tareas que son importantes, pero que no son urgentes. (ejercicio, tiempo con la familia, mejorar nuestra educación, buscar un tiempo para la espiritualidad)
Tareas que son urgentes, pero no importantes. (contestar correos electrónicos o mensajes)
Tareas que no son importantes ni urgentes. (ver TV, ir de compras, revisar redes sociales)

Existen muchas cosas que consideramos urgentes cuando en realidad no lo son. Honestamente: ¿cuántas respuestas a un Whats App son “verdaderamente urgentes”? ¿Pasaría algo si dejamos el teléfono a un lado durante la comida familiar? ¿Cuanto tiempo perdemos en revisar nuestro Facebook, Instagram o Twitter? Siendo sinceros hay que reconocer que son tareas que a pesar de que nos apasionen, no son urgentes y tampoco tienen mayor importancia. Sin embargo, nuestra necesidad de reconocimiento en los “me gusta” que recibimos en redes sociales, nos hace creer que son indispensables. Además de quitarnos mucho tiempo, las redes tampoco nos ayudan a definir prioridades. Por el contrario, nos ametrallan indiscriminadamente con información. En Twitter, por ejemplo, tiene el mismo espacio y peso, una noticia sobre algún tema de trascendencia nacional, que un chistorete o algún chisme de farándula. Así, se complica distinguir lo importante de lo urgente.


Al dar prioridad permanente a las urgencias, (¡Haz algo! ¡Llama ya!) rara vez nos lleva a elecciones positivas a largo plazo. Quizá una de las tareas más importantes que tenemos que desarrollar en nuestra vida es lograr darnos un tiempo para lo importante, que no es urgente y dejar a un lado esas tareas urgentes, que no son importantes. Un buen reto para está semana (además de hablar como si dependiéramos del tafil), sería hacer un alto y dedicar un momento a definir prioridades y hacer algo por ellas, –no importa que sea algo pequeño y sólo podamos dedicar poco tiempo–, ya que son estas acciones las que finalmente nos harán sentir bien.


Para un gobierno que arranca (independientemente de su color, o de si es federal, local o municipal) definitivamente también sería un buen reto definir bien sus prioridades, ya que el concentrarse en lo urgente perdiendo de vista lo importante, no logrará avances ni cambios positivos.




Buen domingo a todos.



Me gustaría oír tu opinión. Deja por aquí un comentario o escribe a: info@neteandoconfernanda.com o en Twitter @FernandaT

25 vistas

2018 NETEANDO CON FERNANDA. Creado con Wix.com

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now