• Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Fernanda de la Torre V

El discurso de Michelle Obama



El pasado 17 de agosto durante la Convención Demócrata de Estados Unidos, la ex primera dama Michelle Obama dio poderoso discurso. El discurso, dirigido a los norteamericanos, tiene mucho de universal y por lo mismo, creo que vale la pena reproducir y reflexionar sobre algunos fragmentos.

“Soy una de las pocas personas vivas hoy, que han visto de primera mano el inmenso peso y el asombroso poder de la presidencia. Y déjenme decirles una vez más esto: el trabajo es difícil. Requiere un juicio lúcido, un dominio de temas complejos y contradictorios, una devoción por los hechos y la historia, una brújula moral y la capacidad de escuchar, y una creencia permanente de que cada una de las 330 millones de vidas en este país tiene significado y valor”.

Las palabras de un presidente tienen el poder de mover los mercados. Pueden iniciar guerras o negociar la paz. Pueden convocar a nuestros mejores ángeles o despertar nuestros peores instintos. Simplemente, no puede fingir en este trabajo”.

“Como dije antes, ser presidente no cambia quién eres; revela quién eres. Una elección presidencial también puede revelar quiénes somos. Hace cuatro años, demasiada gente decidió creer que sus votos no importaban. Quizás estaban hartos. Tal vez pensaron que el resultado no estaría cerrado. Quizás las barreras parecían demasiado inclinadas. Cualquiera sea la razón, esas elecciones enviaron a alguien a la Oficina Oval que perdió el voto popular nacional por casi tres millones de votos”.

“Cuatro años después, el estado de nuestra nación es muy diferente. Más de 150.000 personas han muerto y nuestra economía está en ruinas debido a un virus que este presidente minimizó durante demasiado tiempo. Ha dejado a millones de personas sin trabajo. Demasiados han perdido su atención médica; demasiados están luchando para cubrir necesidades básicas como la comida y el alquiler.”

“Empatía: eso es algo en lo que he estado pensando mucho últimamente. La capacidad de caminar en los zapatos de otra persona; el reconocimiento de que la experiencia de otra persona tiene también valor. La mayoría de nosotros practica esto sin pensarlo. Si vemos a alguien sufriendo o luchando, no juzgamos. Nos acercamos porque, "Ahí, pero por la gracia de Dios, voy yo". No es un concepto difícil de comprender. Es lo que enseñamos a nuestros hijos.

“Y como muchos de ustedes, Barack y yo hemos hecho todo lo posible para inculcar en nuestras hijas una base moral sólida para llevar adelante los valores que nuestros padres y abuelos nos transmitieron. Pero ahora mismo, los niños de este país están viendo lo que sucede cuando dejamos de tener empatía entre nosotros. Están mirando a su alrededor preguntándose si les hemos estado mintiendo todo este tiempo sobre quiénes somos y qué valoramos realmente”.

“¿Qué hacemos ahora? ¿Cuál es nuestra estrategia? Durante los últimos cuatro años, muchas personas me han preguntado: "Cuando otros están yendo tan bajo, ¿realmente funciona elevarse?" Mi respuesta: elevarse es lo único que funciona, porque cuando bajamos, cuando usamos esas mismas tácticas de degradar y deshumanizar a los demás, simplemente nos convertimos en parte del ruido desagradable que ahoga todo lo demás. Nos degradamos. Degradamos las mismas causas por las que luchamos”.

“Pero seamos claros: elevarse no significa sonreír y decir cosas amables cuando nos confronta la crueldad y perversidad. Elevarse significa tomar el camino más difícil, significa arañar y nuestro camino hasta la cima de la montaña. Elevarse significa resistir ferozmente al odio mientras recordamos que somos una nación bajo Dios, y si queremos sobrevivir, tenemos que encontrar una manera de vivir juntos y trabajar juntos a pesar de nuestras diferencias”.

“Elevarse significa romper los grilletes de mentira y desconfianza con lo único que realmente puede liberarnos: la fría, dura verdad”.

“Entonces, si quedan con una sola cosa de mis palabras esta noche, que sea esto: si crees que las cosas no pueden empeorar, créeme, sí pueden; y lo harán si no hacemos un cambio en esta elección. Si tenemos alguna esperanza de terminar con este caos, tenemos que votar por Joe Biden como si nuestras vidas dependieran de ello”.

Esto es lo que todavía somos: personas compasivas, resistentes y decentes cuyos destinos están ligados entre sí. Y ya es hora de que nuestros líderes reflejen una vez más nuestra verdad”.

“Depende de nosotros sumar nuestras voces y nuestros votos al curso de la historia, haciendo eco de héroes como John Lewis, quien dijo: “Cuando ves algo que no está bien, debes decir algo. Debes hacer algo ". Ésa es la forma más auténtica de empatía: no solo sentir, sino hacer; no solo para nosotros o nuestros hijos, sino para todos, para todos nuestros hijos”.

Pueden ver el discurso completo aquí.

Buen domingo a todos.

Espero tu opinión dejando un comentario en el blog, en mi cuenta de Twitter @FernandaT o en mi correo: info@neteandoconfernanda.com


12 vistas

2018 NETEANDO CON FERNANDA. Creado con Wix.com

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now