• Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Fernanda de la Torre V

FAMILIAS DIVIDIDAS EN LA 4T


http://www.contrapesociudadano.com/familias-divididas-en-la-4t/

José María Gironella, en su novela Los cipreses creen en Dios, narra la historia de la familia Alvear, y a través de ella vemos las diferencias crecen en España hasta que se divide en dos bandos irreconciliables hasta llegar a la Guerra Civil. Recordé hoy esta novela cuando leí un hilo de Rodrigo (@rod_villa1000) a quien no tengo el gusto de conocer, pero sí de seguir en Twitter. Rodrigo comentaba que ahora, los chistes políticos, herían sensibilidades cómo no lo habían hecho en otros sexenios. Cito:  “La platica de hoy en la mesa: Antes en los grupos familiares te podías burlar del político en turno y todo chido. Hoy si te burlas de AMLO te insultan, dicen que te informes y te agreden. Tu propia familia. Qué triste”. Y un poco más adelante agrega: “Gente que prefiere pelearse con su familia por un meme, ¿tienen problemas?”

Rodrigo no está solo en su percepción. Es algo que he oído con frecuencia. Mi amigo Edgardo salió huyendo de su chat familiar ya que no soportaba tanta política en el mismo. Mi chat familiar perdió a dos jóvenes miembros antes de las elecciones, hartos de escuchar discusiones políticas 24/7. En Twitter las respuestas al comentario de Rodrigo no tienen desperdicio, sugiero leerlas todas, aquí transcribo algunas de ellas:

Isabelle (@isabellemexico): “Este es un tuitazo por toda la realidad que conlleva. Los grupos familiares de WA están insoportables” “Lamentable la polarización. Yo tengo la suerte de que toda mi familia es anti YSQ”. Dijo Cristina (@laliceaga). A lo que Martín (@martinbonfil65) respondió: “No sabes cómo te envidio”. El hilo sigue. Tanto las reflexiones de Rodrigo como las respuestas que recibe reflejan una realidad del país: la polarización llegó hasta las familias. No basta darnos hasta con la cubeta en redes sociales, los pleitos llegan a los chats y reuniones familiares. Cómo bien reflexiona Rodrigo: no se trata de no poder pensar diferente, sino de la incapacidad de compartir el humor de los memes políticos, como hacíamos en otros sexenios.

Un país dividido difícilmente podrá avanzar. No podemos perder el humor ni la objetividad. No todo es blanco ni negro, existe un infinito matiz de grises y necesitamos respeto y aprender a escuchar a los otros, es especial a quienes queremos. Hay que leer y escuchar a quienes no piensan como nosotros para no cerrarnos en un burbuja que confirmará nuestras creencias haciéndolas más radicales. Se trata de construir puentes y no muros. No podemos criticar, ni justificar o aplaudir todo lo que hace el gobierno en turno. Para ello necesitamos objetividad. Tenemos que abrirnos a las diferencias y ensanchar el entendimiento. Un meme político es sólo eso, humor que es tan necesario, antes lo hacíamos, no vale la pena perderlo.  Finalmente, no se trata de un ellos contra nosotros, ni de chairos contra fifís, sino de mexicanos tratando de construir un mejor país para todos. ¿No es así?


Buen miércoles a todos.


Espero su opinión en mi cuenta de Twitter: @FernandaT

8 vistas

2018 NETEANDO CON FERNANDA. Creado con Wix.com

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now