• Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Fernanda de la Torre V

A palabras necias...




“Apártate de la presencia del necio, porque en él no discernirás palabras de conocimiento”. – Proverbios 14:7


A palabras necias, oídos sordos, reza el refrán. La sabiduría popular de los refranes contiene siglos de experiencia que esconden verdades absolutas o enseñanzas certeras que podrían ayudarnos en cualquier situación. Desde siempre, nos han advertido que es mejor no poner atención a las palabras que son dichas desde la ignorancia, sin conocimiento de lo que se dice, o palabras imprudentes o impertinentes y mucho menos, a aquellas que se dicen con mala intención, que buscan herir y lastimar.


Es, desde luego, mucho más positivo para nosotros, no poner atención a aquellos que insisten en posturas equivocadas o en sus propios errores. La realidad es que no es más fácil decirlo que hacerlo. Desafortunadamente, en muchas ocasiones, no podemos cerrar nuestros oídos y esas palabras malintencionadas, que logran sacar lo peor en nosotros.


Creo firmemente que es importante escuchar a las personas que piensan diferente a nosotros. Pero es muy diferente escuchar a alguien con otro punto de vista, que poner atención a las palabras necias. En el primer caso, podemos aprender o entender algo mientras que ante la necedad o mala intención, solo vamos a obtener un buen coraje. Tratar de razonar con un necio es una total pérdida de tiempo. Twitter, es un buen ejemplo de esto. Dependiendo de a quién sigas (a quien decides prestar atención) puede ser una fuente de información, diversión y aprendizaje. Al igual que en el mundo real, en el virtual, no van a faltar los comentarios necios o las personas necias. Mismo consejo. Afortunadamente, tenemos varias opciones para ignorar a los necios en la plataforma propiedad de Elon Musk: no seguirlos, silenciarlos o bloquearlos. No aportan nada, sus palabras necias se limitan a comentarios negativos, criticas destructivas o a normalizar la violencia. Sin duda, tienen derecho a expresarse, pero no creo que tengamos la obligación de seguirlos, escucharlos o leerlos. Enfoquemos nuestra atención en quienes tienen ideas positivas, no en quienes esparcen propaganda o repiten consignas. Las palabras necias pueden venir de quien sea. Personas muy cercanos pueden estar aferrados a una idea equivocada. Importante aprender a no escucharlos o hacer oídos sordos a sus palabras, esto nos ahorrará un sinnúmero de discusiones sin sentido.


Es difícil ser autocríticos y darnos cuenta que estamos aferrados a una idea equivocada, que estamos de necios, pues. Cuando finalmente podemos ver nuestro error, generalmente ya pasó demasiado tiempo. El entender que nosotros podemos ser necios, nos ayuda a ser benevolentes con otros que están pasando por un momento de necedad.

“No respondas al necio de acuerdo con su necedad, para que no seas tú también como él”. -Proverbios 26:4


Feliz domingo a todos. Gracias por leerme.


Espero tu opinión dejando un comentario en el blog, en mi cuenta de Twitter @FernandaT o en mi correo: info@neteandoconfernanda.com


26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo