• Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Fernanda de la Torre V

¿Punto seguido, punto y aparte o nuevo capítulo?


“Cada nuevo comienzo viene del final de algún otro comienzo”. —Seneca


Hace unos días fui a ver la película Matrix Resurrecciones, (no se preocupen, no hay spoilers, solamente anticipo que no me gustó) y al salir de la sala, me quedé pensando cuán difícil es entender que hay historias que merecen tener un punto final. Cuando una historia es muy buena (como es el caso de la trilogía original) no merece refritos de segunda o regresos mediocres. Recordé otro ejemplo de no saber poner punto y aparte en las historias: Scarlett, la continuación de la novela Lo que el viento se llevó, de Margaret Mitchell, escrita por Alexandra Rider y después la obligada miniserie.


La dificultad de saber poner un punto y aparte no se limita al cine o la literatura. Sucede también en el ámbito laboral o personal. Si bien es cierto que algunas historias necesitan un punto y seguido, ya que requieren una pausa para revalorar o recalibrar y poder continuar; y existen muchas historias de amor en que la segunda parte es mejor aún que primera; también lo es que hay otras historias que es mejor terminar, quedarnos con el aprendizaje y dar una vuelta a la página, para siempre.


Quizá, en las relaciones amorosas, sean en ámbito en qué más trabajo nos cuesta entender si la historia merece un punto final o un punto y seguido. Estamos en una relación codependiente que no va a ningún lado. Frecuentemente nuestros amigos o familiares nos lo advierten, pero a pesar de sus sabios consejos, nos negamos a terminar la relación y seguimos dando nuevas oportunidades a quienes no las merecen. Lo mismo sucede con ciertas amistades o trabajos. No aportan nada positivo a nuestra vida y lo ideal es ponerles un punto final, pero si acaso podemos poner un punto, este es un punto y seguido o en algunos casos, puntos suspensivos.


Saber poner un punto final a las historias que así lo requieren no es fácil, pero es necesario y una vez que lo hacemos, podemos ver nuevos y mejores horizontes. Les deseo que este 2022 sea un año en que podamos poner punto y aparte a todo lo que nos impida crecer, aprender o ser mejores seres humanos y punto y seguido a aquello que necesitemos pausar para escribir mejores historias. Aprovecho para desearles un próspero, saludable y exitoso 2022.


“Da el primer paso con fe. No tienes que ver toda la escalera, sólo da el primer paso”. - Martin Luther King Jr.

Buen domingo a todos. Gracias por leerme.


Espero tu opinión dejando un comentario en el blog, en mi cuenta de Twitter @FernandaT o enviando un correo a: info@neteandoconfernanda.com


23 visualizaciones0 comentarios