top of page
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Foto del escritorFernanda de la Torre V

El amor y la pasión no tienen edad



“Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena”. Ingmar Bergman


Hace unos días, leí en Twitter (Hoy X) a una mujer que se quejaba por haber visto a unos adultos “cincuentones” “toqueteándose” en el Aeropuerto. No le pareció adecuado. Si bien las muestras de afecto en público pueden ser incómodas para algunos, llama la atención que haya especificado la edad de los tórtolos: “adultos cincuentones” como si la edad estuviese peleada con la pasión o las muestras de afecto a cierta edad fueran de mal gusto. Supongo que pensará que la pasión es algo que está reservada a los jóvenes y que los cincuentones ya no tienen derecho a ella o que es algo que debe reservarse a lugares privados. Seguramente no es la única que lo piensa. Lo cierto es que la única opción que tenemos mientras estamos con vida es que vamos a envejecer. La juventud es efímera y la mujer que escribió el post, llegará a ser cincuentona en un futuro cercano. Sin embargo, en la sociedad efebólatra en la que vivimos le damos demasiado peso a la juventud como si fuese un valor, en vez de una condición.


Ser joven, sin duda tiene características valiosas, como también lo tienen la madurez y la vejez. Otorgarle a un joven un mérito únicamente por su edad me parece un pensamiento limitado, aunque sea comprensible, ya que la mayoría de las películas y anuncios son protagonizadas por jóvenes. Quizá por ello es tan difícil aceptar que no seremos jóvenes siempre y hay una infinidad de personas que se resisten a dejar de serlo, (para felicidad de la industria cosmética y los cirujanos plásticos). Está presión es más fuerte en las mujeres que en los varones, por ello vemos a The Rolling Stones, luciendo orgullosos sus arrugas y a Madonna, bueno en alguien que no se parece a Madonna.


Parece mentira que en pleno siglo XXI todavía no hayamos entendido que la mentalidad joven no tiene nada que ver con la edad. Para tener una mente joven la edad cronológica no es la condición esencial, porque una mente es joven si continúa creciendo, aprendiendo y sorprendiéndose, sin importar la fecha que esté escrita en su acta de nacimiento. Se puede ser joven o viejo a cualquier edad. Lo mismo sucede con la pasión. No se limita a la juventud y qué bueno. Afortunadamente, el ser humano es capaz de amar hasta el último instante. Lejos de asustarnos por ver a dos adultos cincuentones toqueteándose, nos debería dar gusto constatar que el amor y la pasión no tienen edad.


“Las arrugas del espíritu nos hacen más viejos que las de la cara”. – Michel Eyquem de Montaigne


Buen domingo a todos y gracias por leerme.

Espero tu opinión dejando un comentario en el blog, en mi cuenta de Twitter @FernandaT o enviando un correo a: info@neteandoconfernanda.com

47 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 Comment


manuvrai
Nov 26, 2023

En Cúba desde hace muchos años tiene la frase "la edad son sólo números"

Like
bottom of page