• Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Fernanda de la Torre V

Crónicas de Absurdistán en pandemia



Según nos dice el diccionario, absurdo es algo contrario a la lógica o a la razón, que no tiene sentido. A veces siento que en vez de vivir en mi adorado México, estoy en Absurdistán, un lugar en dónde suceden acontecimientos carentes de lógica o sentido común. En buena medida, el responsable de este sentimiento es el encargado de la pandemia en mi país. Veamos. En todos los países del mundo, los responsables de un cargo público deben de dar el ejemplo. Estamos viviendo una pandemia ocasionada por el Covid-19 y está comprobado que lo recomendable es usar cubrebocas. En otros países, los zares anti covid son los primeros en usarlos y recomendar su uso. En Absurdistán no sucede lo mismo. El Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, doctor Hugo López Gatell, ha sido errático en cuanto al uso de cubrebocas, y está muy lejos de ser congruente con lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud. En una frase digna de Absurdistán está la de no recomendar el uso del cubrebocas “porque da una falsa sensación de seguridad”.


A todos nos gusta vacacionar, pero no todos son momentos idóneos para hacerlo. En otros países, cuando sorprendieron a los encargados de la pandemia en vacaciones mientras que el resto de la población estaba confinada, éstos, por pudor y reconociendo su error, renunciaron. El susodicho únicamente explicó que estaba visitando a unos familiares. Así que mientras que nos pedían no hacer fiestas decembrinas y quedarnos en casa, quien debía poner el ejemplo se subió a un avión sin cubrebocas y olvidó las ventajas de Susana distancia. Eso únicamente puede suceder en Absurdistán. Desafortunadamente, hace unas semanas el encargado de la pandemia contrajo Covid. Primero pasamos días sin entender si estaba o no en un hospital. Finalmente, por su propia boca nos enteramos que estaba bien; que tenía un alta médica, pero que no tenía el alta epidemiológica. Explicó que se volvió a hacer la prueba y había salido nuevamente positivo, lo que significaba que tenía la carga viral suficiente para ser contagioso. Después de un año de convivir con el Covid-19 todos, absolutamente todos, sabemos que: si puedes contagiar, debes quedarte en casa. Punto. Pero Absurdistán, tal parece que esa regla no aplica para el zar anti covid. El mismo día que nos comunicó que tenía la carga viral suficiente para contagiar a otros, circularon fotografías del subsecretario caminando en una calle de la concurrida Colonia Condesa, muy bien acompañado y sin cubrebocas. Si su intención era confundir a la población, lo logró divinamente, porque una de dos: o no tenía la enfermedad y salió tranquilamente o es un perfecto irresponsable que sabiendo que puede contagiar a alguien, sale a la calle. Ante la confusión ocasionada entre sus fotos y sus declaraciones, una cosa es clara: el doctor Hugo López Gatell no es la persona idónea para el puesto que tiene y debería ser removido. En cualquier otro país del mundo, pondrían en la cárcel o de “patitas en la calle” a funcionario en una conducta similar. Tristemente, en Absurdistán, parece que no habrá consecuencias.

Definitivamente en México no se ha manejado bien la pandemia. No lo digo a la ligera. Tenemos al 12 de marzo de 2021 193,851 fallecimientos por Covid de acuerdo a las cifras oficiales. Las “no oficiales” nos hablan de más del doble. La estrategia de vacunación es lenta y errática y a más de dos meses del inicio del programa de vacunación vacunación, todavía no está vacunada la totalidad del personal médico del país . Bloomberg nos calificó como el peor lugar para estar en la pandemia y es difícil contradecirlos.


Si algo me quita de la sensación de estar en Absurdistán es la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México. Claudia Sheimbaum ha sido congruente en sus mensajes, usa cubrebocas, no la vemos vacacionar cuando nos dicen “quédate en casa”. En los últimos días hubo una reducción en los ingresos hospitalarios diarios y los negocios comienzan a abrir. La vacunación ya inició en varias Alcaldías. Si bien su gestión no es perfecta (ninguna lo es) se nota su esfuerzo y, personalmente, lo agradezco.

Pasado mañana, cumplo un año en confinamiento. El famoso “quédate en casa” que sería sólo por unas semanas, se ha prolongado por muchísimas más. El hartazgo es peligroso porque bajamos la guardia y después de tantos meses de cuidados, sería triste contagiarse ahora. Sigamos cuidándonos. Usa cubrebocas, y si puedes, quédate en casa.

Buen domingo a todos y gracias por leerme.


Espero tu opinión dejando un comentario en el blog, en mi cuenta de Twitter @FernandaT o enviando un correo a: info@neteandoconfernanda.com

58 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo